domingo, 27 de enero de 2013

Cruz

Con pasos de furia, toco mi trompeta, sin alma, no mas con el sentimiento de culpa que cargo, la de un pecador vagabundo, sin hogar, sin retorno.

Silenciado por todos, indignado en el fondo, inculpado de inocencia, abolido por ingenuidad...

Aun asi ando, con pasos despiadados, porque de despiadado no solo lo tengo yo...

Pero ahora estoy debil, vulnerable, dejado en la bahia, sin nadie quien quiera socorrerme, humillado por la gente, por los perros callejeros, acostado, sabiendo que mi hogar es el mundo, que no es tan calido, no es tan acogedor, pero siquiera me permite acostarme, en medio de todo, en medio de nada, en medio de la saliva que te escupen, en medio del dolor que uno ya no siente, en medio de los restos que otros derramen, aun asi puedo acostarme, lo que me queda de consuelo..

No puedo quejarme mucho, yo lo escogi, pero de igual manera como todos, gateando voy por ahi, poco a poco, arrastrado, arrastrando...

Pero sobrevivire, mientras tenga aliento, se que solo es el momento, que no siempre sera asi...

Que Dios me guarde en sus brazos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario