miércoles, 30 de enero de 2013

El beso

El jubilo, como dato curioso de un verano que no se acaba, de la aroma que condensa en el aire en forma de pasteles de rosa, en el solido sentimiento pegajoso, como mantequilla de cacahuate, que al removerse entre ellos encuentras placer inexplicable, todo eso, te lo debo a ti...

Sin ganas de seguir, los comentarios sobran, y aun sea solo un cuce en nuestros destinos, agradezco que hayas estado aqui, de un momento a otro, crei no poder volverte a ver, y de un momento a otro estas aqui...

Afuera esta lloviendo, te contemplo atraves del vapor del cafe, el aroma que condensa como rosa, formando petalos canditos en mi piel, haciendome transpirar, acerelando mi respiracion, en los alientos de nustros feromonas cruzando, como si acabaramos de tomar, el afrodisiaco mas divino...

Como favor de los Dioses, la lluvia contrasta nuestra paz, haciendo de nuestra presencia mas aislada, nuestra soledad mas sola, como la poesia misma, que cargado con el pecado de la seduccion, se arrastra letra por letra en los recondijos de nuestro corazon, de lugares oscuros y humedos, inauditos, para suspirar, haciendonos transparentes de nuestros mas intimos secretos...

Asi, me sonries, asi, te sonrio, palabras sobran, porque la mirada se ha solidificado en el aire, como un cordon, inseparable, el rubos en nuestros rostros, la sangre galopando en nuestras venas, los latidos a mil por segundo, la lengua, los labios, la piel, los muslos, todos en inquietante momento...

Llevas el cafe a la boca, y eos no termina, hacemos bromas de nuestra situacion, canciones de nuestra agonia, aun asi no es suficiente, como si del otro lado tratara, y yo cruzando el rio de la tempestad.

Con temblorosas manos, como la primera declaracion, el primer amor, el roce de nuestros labios ya no cuentan, las historias que unen sus sombras. Ya nada vale nada...

Solo esto es real, real...

Solo tu eres real...


No hay comentarios:

Publicar un comentario