lunes, 14 de enero de 2013

Miel y rosa

Incertidumbre desliza sobre mi piel como miel de abeja, manjar de miedo que susurra en mi garganta silbidos de rosa, unos ojos negruzcos, como un pozo sin fondo que me traga hasta el alma, negro, como el infausto destino que me toca...

Sollozos son palabras que nunca terminan, como cadenas que se despegan para romper en un chasquido, y quiebras como si fuera lo ultimo que te queda.

Pero esa mirada, esa mirada que pega y se despega, que se queda y no se queda, que mira y no mira, me confunde...

Y esa no es realmente la razon de mi agonia, sino la duda, de las palabras que esconden palabras, de las cosas que no dices, las mas importante, y de las que no se preguntan...

Y asi choca cada vez que te veo, bajo esa inocencia, que se convierte en lagrimas que viajan por mis venas, y erizan mi piel de vez en vez.

De los versos que no se acaban, las canciones que no se entonan, que ocultas bajo un saludo, una despedida, esa mirada que se pega y se despega, como hilo, como miel y rosa...


No hay comentarios:

Publicar un comentario