domingo, 3 de marzo de 2013

Amor

En un instante, la poesia se va de mis manos, vuela libre, como deberia ser, y yo, un pobre mundano, trato de alzar mis manos para trazar su viaje, y vislumbro la verdad del mundo.
Veo corazones con estos ojos, veo almas, gente de toda clase, vidas de todo tipo, brillando, no brillando, hasta el instante que se me escapa el grito de mi boca, aun estoy con mis garras, aun estoy perdido en mis nieblas.

La bruma de la cienaga, silenciosa, traga mi razon, la devora, poco a poco, soy victima de locura, un frankeinstein de amor y odio, pasion y dolor, y yo sigo corriendo, sin poder volver nunca la cabeza.


Cuando el momento acaece, no mirare a los lados, el amor sera mi presa, y sera mio!



No hay comentarios:

Publicar un comentario