miércoles, 17 de abril de 2013

Grandeza


Fuera quien fuese, como sea que fuere, me molesta tu pintura de labios, irradia demasiada sonrisa.

Mi existencia, baila en un vaiven entre el bien y el mal, en lo aburrido y lo interesante, y cuando alguien se voltea para mirarme, me pongo el maquilleja, bienvenido...

Pero ahora con temblorosas manos, rompo frasco a frasco mi maquillaje, mi apariencia, mi sonrisa, mi actitud, el brillo de mis ojos, frasco a frasco, los rompo en pedazos...

Ahora mi verdaero yo tiene frio, tiene miedo, se siente solo e indefenso, tambalea con cada paso, siendo objeto de burla, alza sus ojos y ve a los cobardes esconderse detras de sus mascaras, riendose, pues aun tambaleando, soy mas fuerte...

Algun dia, me pondre de pie, fuerte como una montaña, brillante como el sol, radiante como el cielo, profundo como el mar, inmenso como la naturaleza misma.

Sere el rey de los reyes, el sentido de la fuerza, la imagen de lo infinito, lo impenetrable, lo recondito.

Saldre, y sere el mas poderoso del mundo.

Saldre, y no tendra una palabra para mi.

Saldre, y todos tendra todas las palabras para mi.

Sabedor, conquistador, salvador, simbolo, faro, luz, fuego...

La gloria vendra a mi...

Para despues quedarme solo en la altura, deseando la normalidad que he perdido, riendo de lo ironico que son los hombres, incluyendo a mi mismo.

De mi insignificancia en el universo, y morire con eso...

Volvere a cero, como todo, regreso al origen, comprendiendo que en un afan de un Dios, solo soy un hombre, aun mi espiritu despues de liberarse de este cuerpo, tendra la grandeza de uno, pero tambien la relatividad de varios, nunca estare solo...

todo y nada es lo mismo...

Si tan solo pudiera crecer un poco...


Como al final, todos pueden mirarme, nadie me vera...

Como al aire, que existe en lo inexistente, estare presente como un recuerdo en el viento.

En los vahoradas del pasado.

Asi...

Vuelvo al diminuto yo otra vez.

2 comentarios:

  1. Bonita reflexión! Fue un placer leerla!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermoso!! aunque parezca mentira, la belleza del dolor llega al alma porque todos lo sentimos y nos une como en indeseable complicidad. Hermosas palabras, gracias.

    ResponderEliminar