domingo, 19 de mayo de 2013

Sacrificio


Nunca tratare de borrarte, nunca tratare de eliminar, tu presencia, pero es que pesa, y espesa en mi corazon como una tundra, como si se tratara de tiniebla que me consume...

Y entonces, me encuentro en un laberinto sin salida, abrumado por mi propia vista que no ve nada, no distingue, porque es el amor lo que late, y su sonido tumba mis sentidos, la sangre viaja por mi a una velocidad jamas antes vista, y mis sentidos...

Oh, mis sentidos que me mienten, en ti veo luz, en ti veo aurora, en ti veo la felicidad volar sobre los cumbres de la cienaga.

Y, perdido en mis propio cabello, agarrado de mi cabello, siento caer y fugar lo que queda de razon...

Entonces me lanzo a amarte, para quedarme despedazado, y otra vez me lanzo, hasta que los pedazos se volvieron polvo, y viajaron por el espacio, llenandola de mis suspiros, lagrimas y un poco de felicidad, la ternura de lo que eramos...

No me vuelvas a abandonar otra vez, he paseado por el Universo para buscarte, no me vuelvas a dejar otra vez, la proxima vez que te encuentre, nuestro compromiso eterno, la palabra de un dios, la promesa de amarme...

Y entonces, las ideas se enrrollan, como para perderse en un punto, para dejarme en blanco...

Y entonces muerdo la manzana de Eris, quedo marcado como un artilugio, un sacrificio al amor perdido.

Y entonces muerdo la manzana de Eva, quedo marcado como instrumento pecador, cargador del original pecado.

Y entonces no me importo seguirte hasta donde cabe, seguirte hasta donde de lugar, para presenciar tu gloria, y tu traicion, para consumirme en mi glorificada miseria, en el fuego eterno de la pasion, y entonces los angeles caidos me cantan al oido, rimas del sacrilegio divino, antes de entregarme al altar, donde sere quemado vivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario