miércoles, 8 de mayo de 2013

Trofeo



La hora de encaminar hacia un nuevo futuro, nos espera un largo viaje, pasos se acumulan en nuestro camino, como neblinas, como polvo...

Hay tiempos que sentimos que nos atan, tiempos que sentimos que nos liberan, esas ganas de sobrevivir que nunca falla, como una soga para los que se ahogan, un aliento para los luchadores, nos ponemos a correr hacia la meta, como desesperados, como corpulentos, chocamos...

Entonces, la vida nos dice, si logas vencerme, te dare la vida eterna, entonces tu corres, corres y matas, y corres, no paras de correr...


Las lagrimas se derraman, la gente se muerde la lengua, pero que importa, solo los perdedores se quedan en medio de camino, tendiendo trampas a los fuertes, pero aun enrojecidos los ojos, no nos dejamos perturbar, solo quiero salir de la vuelta, no me importa nada mas...

Y asi...

Fuerte como una roca, fuerte como un pilar, una estatua, fuerte como el obelisco que separa el Cielo de la Tierra, aun arrastrando sangre en cada paso, no me detengo...

El sol con su luz nubla mi vista, el polvo me agota, me marea, tambaleo en mis pasos, pero veo que la meta no esta lejos, no puedo ceder a estas alturas...

Pero mis pasos, tambalean...

De repente, un haz de luz me atraviesa, siento que mi cuerpo no es mio, pierdo la razon, me convierto en el animal...

Rompo cuanta vida tenga al frente, las destrozo con mis dientes...

Mi sangre hierve, se quema, se evapora, y a punto de morir, llego al borde del final, alzo las manos, quiero tocar mi trofeo...

Mis manos hacen su ultimo movimiento, y caen, frente a lo que mas deseo, caen y no se levantaran mas....

Y asi...

Caigo exangue mientras el sol me transforma en gas, muero ante mi manjar, mis ojos lo ven, cerca, pero no logre tocarla al final, tan cerca que estaba...


1 comentario:

  1. Muy bonita lectura que ofreciste! Y llena de lecciones. Un saludo.

    ResponderEliminar