lunes, 10 de junio de 2013

Capitulo 3 El destino




Caminaba, lentamente...

El sonido de las olas bañaban mis pensamientos, una y otra vez, como si trataran de despertarme, pero yo estaba viendo la lejania, como si de alla viniera alguna respuesta.

La vida es sosa, no como el brillo cristalino del mar, como quisiera poder unirme a ese movimiento, a esa quietud, a ese manso de agua infinita, convertirme en una gota y olvidarme de todo...

Asi fue la mañana, asi fue la tarde, todos los dias con los mismos gritos, los mismos problemas que nunca se resuelven, vuelven a mi como un ciclo inacabable, y sigo diciendome que mis manos en las teclas daban y daban para satisfacer la fantasia de muchos, pero mis propias fantasias estan ahora encerrados en mi caja de pandora...

No me atrevia a abrirla, temia que desbordara, iria fuera de control, entonces nada y nadie seria igual, y entonces me veria obligado a dejar mi frustrante pero placida, tambien flacida vida...

Por eso pienso, talves deberia darme una oportunidad, abrir esa caja y lanzarme al vacio, enves de venir cada cuanto a lanzar mi estres al mar, que no tiene la culpa., no me arrepentiria, siquiera no mas que ahora...

Es mejor arrepentirme por algo que he hecho, que por algo que no he hecho.

Y en ese momento fue que vi esa figura, a lo lejos...

Esta playa no es conocida, pocos vienen a pasear por aqui, me senti extrañado. como si alguien irrumpiera en mi terrotorio, aunque sabia muy bien que esta playa estaba lejos de ser mia.

Y como agradezco a Dios que el destino me trajera, el mejor regalo de todos.

Apresure mis pasos hacia esa sombra, bajo la intensa luz del sol, que expedia su luz sin piedad.

Me viste, vi tus ojos, eran tan azules como el mar que estabas pintando, y tu cabello negro volaba con la salada brisa...

Entonces te pregunte tu nombre...



No hay comentarios:

Publicar un comentario