lunes, 17 de junio de 2013

Capitulo 5 La playa




Dijiste que no andabas con nadie, que el mundo asi de solo, era asi de perfecto, pero que si queria podia estar contigo, que no tenias problemas con ello.

Entonces desde alli, comenzamos.

Volvi todas las tardes a la playa, donde estabas alli, siempre.

Reiamos a carcajadas de la vida, y en ese momento me contastes cosas, como lo insoportable que era el azul del cielo, de brillante. Brillaba tanto como si hirviera, y te ponias a reir pensando que habias dicho una tonteria.

Dijiste que te gustaba la sensacion de la arena en tus pies, juguetear con los peces que nadaban cerca de la orilla, corriamos aveces, o nos contabamos historias.

Esas historias de nuestra infancia, que formaban nuestra alegria y nuestra pena a la vez.

Y nos conociamos mejor, cada dia...

Esos dias en la playa fueron el mas puro de los recuerdos que compartimos, era tan puro que era insoportable, como el azul del cielo cuando estas triste.

Ahora los recuento, como pasando viejas fotografias, contando esas arrugas, la amarilla amargura del pasado, pues ya no se puede volver, nunca se podra volver a esos tiempos, y si gritas de desesperacion, es peor.

Recuerdo que nos mojabamos y nos volviamos a secar, y veiamos el atardecer bajar del horizonte, entonces ibamos a una posada que quedaba cerca, siempre comia lo mismo que tu, unos dias pedias papas, otros dias pasta, siempre cambiante pero lo mismo, todos los dias.

De alli nos despediamos, sin nunca saber si mañana nos volveriamos a ver.

Alli empece a enamorarme de ti.

3 comentarios:

  1. Ains que bonito, espero que si se vieran despues.Bss

    ResponderEliminar
  2. Precioso..! Quizas te quiso decir que le estaba huyendo al compromiso..( alguna mala experiencia )pero tanta soledad no es grata para nadie... Tu percibiste esos momentos como los más grandes del mundo hasta llegar a enamorarte...y ella te esperaba siempre allí...

    Super precioso te quedo.!! Me quede por acá te invito a que me visites Un calido saludo.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta sensibilidad!! un goce, y que siga..

    ResponderEliminar