lunes, 5 de agosto de 2013

Geisha




Quien no quiere misericordia, no lo tendra, como ya dije un dia, el dolor y la belleza son hermanas, van juntas y riegan su gracia por toda la tierra.

En el momento que agarraste tu primer abanico, estas destinada a sufrir, sufriras caminando, tus rodillas flaquearan, sufriras sentada, incluso dormir es una tortura.


Pero eres la misionera de la virtud, gracil, bondadosa, como el agua que cubre la mansa hierba de la pradera, y entonces das de tu aliento el polvo, una luz que arde el desierto, una tormenta de fragancias exoticas, esa eres tu, danzarina, vista grata, exuberante.

Sedas de mil colores cubren tu transparencia, dentro de la cual guardas la primavera, como una ninfa de los cielos, como una mariposa a la aurora, como carmines sobre lirios y claveles, tus ojos como el mar, como el bosque lluvioso, como cortinas de niebla, ejerces como alteza mensajera de la diosa Afrodita Urania, deslumbras a los mortales, dandoles vislumbros del infinito universo del placer espiritual, tu calor con lo humeante del te, como un poema, tu cintura como el pliegue del incienzo, y desplegas como si tuvieras alas.

Las mangas como tus alas, a ti te llaman entretenimiento, sin saber que tu profundidad es como un pozo sin fin, quien cae, sin darse cuenta, no llegara nunca al fin.

Como dicen, es una trampa, trampa hecha de jazmin y colores pasteles, hacen de los ganados perdidos una utopia de manjar dulce y miel.

El amor te es vana, hasta el dia que mueras...


1 comentario:

  1. Muy bonito tanto el texto como la canción, me han gustado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar