martes, 15 de octubre de 2013

Siempre


Siempre hay algo escondido dentro de nuestras manos, como el amor que nos profesa el viento al andar, o como las mas meras señales del invierno.

En los años que pasan, en nuestra enorme y diminuta vida, en los segundos infinitamente espandidos, en el tiempo sin fin ni frontera, rayan los recuerdos que nunca te has llevado, y las mias, como el sudor que una vez poblo en tu frente, como el calor del aliento, como el sol de verano, no, nunca se han ido.

Pero entonces, en las escalinatas ya no marcan tu sombra, tan solo el flojo silbar de las cigarras, el suelo sigue humedo por las lagrimas que llore, por ti, la caida del sol se hace larga.

Los platos llenos de arroz, ahora estan llenos de moscas, porque aqui estaba lleno de risas, pero ahora solo la brisa genera un eco ensordecedor, como el dolor que grita.

Recuerdo aun, los dias que no se contaban, pasaron tan rapidas, que apenas tenia conciencia de ellas, si no fuera porque aun eres testigo, juraria que fue solo un sueño, pero quien soñaria con un amor tan largo, en donde el ser deja de ser, y una porcion de mi vuela en pedazos fuera de si, como si en mi naturaleza guardara los dones de un masoquista.

Ya fuera de si, contemplo de campo lleno de sombras, todas menos la tuya, te has ido en un verano, con un anillo y una carta, te casarias conmigo si volvieras, si volvieras dijiste....

No lo veia, definitivamente...

Ahora comprendo, ese si acaso no tenia caso, y que tu volvieras es solo una suerte de mentiras, que nunca se cumplira.

Pero sigo esperando, ahora que ya no puedo, la vejez ha calcinado mi piel hasta dejarme solo el esqueleto, y que mas da, esperare cada segundo que se deba, como si te lo debiera, para que me veas, en mi lecho, con el anillo.

Siempre te ame, y nunca he dejado de hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario