lunes, 3 de octubre de 2016

Final



Fui hacia el horizonte y volví, sin encontrar ni rastros de ti, el viento ha borrado tu imagen toda, y en el confín del tiempo, apenas distingo alguna penumbra.

Ahora corro a toda luz, como si tratara de recuperar en el confín del tiempo, algún trozo de tu memoria, alguna pista que me lleve a tu recuerdo, escondido entre todos los ensopados añejos, simplemente no hay oportunidad para mí.

Quiero recordar para olvidar, porque eres como un dolor sin causa, un pesar sin sombra, que impacta como el láser en los ojos, pero con una raíz tan vaga, como un parásito, te escondes en los rincones de tus rehenes, mientras te apoderas de ellas toda, tu existencia que marca desde el centro de mi existencia, y se extiende por los ejes, para gobernar mi vida.

Veo la luna cerca, veo las estrellas como cuencos, estoy al final del mundo, donde el destino del mundo se tuerce en un remolino, y todo lo que está al lado es troceada y vertida en la sopa del caos, donde la vida y la muerte no se distingue, huyo hacia adelante, pero el poder me tiene, y el tiempo no coopera, ¿donde estas mi salvación? Necesito mi vida eterna.

El amor y el odio se confunden en tus ojos, cuando aun no podías cerrarlos, y ahora, lo mismo da vueltas en mis ojos, tú que eras mi fuente de toda vida, el origen de toda luz, el comienzo de todo ciclo, ahora me debes el metabolismo, la vida en mis ojos, devuélveme mi corazón, que se está marchitando.

¿Por qué no me llevaste al mas allá? Obligándome a soportar los días que se confunden con la noche, las estrellas que se confunden con la luna, y las lunas que se confunden con el sol, y la muerte que se confunde con la vida.

Libradme de esta cárcel, libradme de este desierto de desesperación.

Rueda del destino, por favor, comienza a girar.

Así me podre acercar al lugar acordado por ello, en el sitio donde se termina todo, allí nos veremos la cara, y cuéntame sobre todo, las deudas y los fracasos, y el dolor que me has causado.

Cuéntame antes de despegar, y volveremos a vernos en otro mundo con otros nombres, y con la esperanza de que esta vez, tengamos un final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario